Desarrollar un estudio de Análisis de Ciclo de Vida (ACV) de productos complejos, como son las soluciones constructivas y los edificios, implica la recogida de una gran cantidad de datos cuantitativos para cada una de las etapas del ciclo de vida. Son muchos los procesos a tener en cuenta, desde la extracción de mineral de hierro, al transporte de madera, el consumo de diesel durante la instalación o de electricidad durante el uso, el vertido de residuos, etc. Según el alcance del estudio en cuestión, fácilmente se puede llegar a centenares de productos o procesos a inventariar y esto incrementa la dificultad y la necesidad de invertir recursos para poder completar el estudio de ACV.

Para facilitar esta tarea, diferentes organizaciones y empresas han desarrollado bases de datos con información de inventario de ciclo de vida en las últimas décadas. Algunas de estas bases de datos son de uso gratuito (como la ELCD), aunque la gran mayoría están sujetas a una licencia comercial (como Ecoinvent, GaBi, IVAM, etc.). Todas ellas recogen información sobre las entradas y salidas de diferentes procesos, aunque difieren en el tipo de producto y proceso para el cuál ofrecen información y también en el nivel de agregación de la información mostrada. En el caso de Ecoinvent, para la mayoría de procesos se puede obtener información detallada a nivel de procesos unitarios, mientras que en el caso de GaBi o ELCD, por ejemplo, la información se obtiene a nivel de flujos elementales con el objetivo de salvaguardar la confidencialidad de aquellas empresas que han suministrado la información. En cualquier caso, es siempre recomendable leer con detalle la documentación descriptiva de los datos antes de utilizarlos, para comprender las limitaciones existentes.

A medida que crece el número de Declaraciones Ambientales de Producto publicadas y que se extienden a nuevas tipologías de productos y procesos constructivos, se incrementa la posibilidad de que puedan convertirse en una alternativa a estas bases de datos. A diferencia de las bases de datos comentadas, las DAP contienen información cuantitativa a nivel de impacto ambiental del producto. Programas informáticos como Elodie se alimentan directamente de DAP para desarrollar estudios de ACV de edificios.

En cualquier caso, el uso de bases de datos permite desarrollar una parte del inventario de ciclo de vida del estudio de ACV, pero siempre se necesitará recopilar datos específicos de proveedores. Para ello, es recomendable el uso de cuestionarios que faciliten la toma y documentación de los datos.

     

Última actualización de el 06-06-2012 por Cristina Gazulla

  • VISTO 3127 VECES

Estructura de la página


Para los productos de construcción existen algunas bases de datos que contienen informacion ambiental de productos:

INIES:http://www.base-inies.fr/Inies/default.aspx

IBU:http://bau-umwelt.de/hp545/Daemmstoffe.htm

BRE: http://www.bre.co.uk/greenguide/ggelementtype.jsp?buildingType=Housing&category=15

CAP: http://www.capcons.es/

APBCN:http://www.csostenible.net/index.php/ca/sistema_dapc/productes_dapc

El problema no es encontrar bases de datos sino tener la seguridad que los datos contenidos son representativos para nuestro mercado.

La mejor EPD (mejor controlada y verificada!) de un pais que no es el nuestro puede ser menos ajustada que una información aparentemente menos "fiable".

Lo que aporta fioablidad a una EPD no es su "marca" sino lo ajustada que sea a un producto especifico (que es el que usaremos en nuestro edificio)

 Josep Sole Bonet el 09-10-2013