En los trabajos verticales existen obligaciones que se deben cumplir. Estas obligaciones tienen como nombre EPI. Independientemente donde se realice la obra, existen las normativas que regulan estos trabajos de descuelgue vertical, ya sea en trabajos verticales Madrid o en cualquier provincia de España. Por eso es importante que las empresas que realizaran este trabajo, estén debidamente capacitados.

Arnés – EN 361, EN 358, EN 813

Un arnés es un dispositivo de prensión del cuerpo cuya función dentro de un sistema de protección contra caídas de altura dependerá del trabajo a realizar y, por extensión, del sistema elegido. En el ámbito industrial, diferenciamos cuatro clases de estos dispositivos de prensión del cuerpo:

    Arnés anti-caídas (EN 361): dispositivo de prensión cuya función es retener el cuerpo que cae y garantizar la posición correcta de la persona una vez producida la parada de la caída.

    Arnés de asiento (EN 813): equipo previsto para ser utilizado en los sistemas de retención, sujeción y acceso mediante cuerda, en los que se requiere un punto de enganche bajo.

    Cinturón de sujeción y retención (EN 358): equipo previsto para mantener al usuario en posición en su punto de trabajo (sujeción) o a impedir que alcance un punto desde donde pueda producirse una caída (retención). Es esencial tener en cuenta que un equipo de estas características no está previsto para la detención de caídas y que puede ser necesario complementarlo con medios colectivos o individuales de protección contra caídas de altura.

    Arnés o lazo de salvamento (EN 1497/1498): equipo previsto para sostener a la persona socorrida durante la operación de salvamento.

Remarcar que ninguno de los equipos aquí descritos responde por sí solo a las necesidades de los trabajos verticales. El RD 2177, ya lo hemos visto, no nos saca de dudas, así que, como decía más arriba, toca echar mano de las normas técnicas.

El dispositivo de prensión del cuerpo adecuado para trabajos verticales es el arnés anti-caídas (EN 361) que incorpore, además, un arnés de asiento (EN 813) y, opcionalmente –aunque altamente recomendable- un cinturón de retención/sujeción (UNE-EN 358). Es lo que algunos denominan “arnés integral”, un conjunto de equipos cada uno con una función:

    La anilla ventral del arnés de asiento servirá para conectar los sistemas de posicionamiento (principalmente el descensor pero también elementos de amarre de sujeción y retención regulables o no EN 358 y EN 354 respectivamente).

    La anilla esternal o dorsal del arnés anti-caídas servirá para conectar el dispositivo anti-caídas. En trabajos verticales se utiliza principalmente el anti-caídas deslizante pero también podríamos conectar a dicha anilla un equipo de amarre con absorbedor o un bloque retráctil.

    Por último, el arnés integral debe  incorporar un cinturón de sujeción/retención.

 Web link

Última actualización de el 06-02-2017 por Carlos Escamilla

  • VISTO 656 VECES

Estructura de la página