Unirse

EDIFICIOS DE CONSUMO CASI NULO... ¿QUÉ SON?

  • Creado el 08-06-2012 con 12 publicaciones
  • VISTO 1194 VECES
  • mrosa de la iglesia
    el 08-06-2012

    La directiva europea 2010/31/UE establece la obligación de que, a partir del año 2020, todos los edificios de nueva planta sean de consumo de energía casi nulo (a partir del año 2018 si se trata de edificios públicos). Esta directiva, sin embargo, no define qué es un edificio de consumo de energía casi nulo, dejando esta labor a cada país miembro de la UE.

    Actualmente existe un estándar, el denominado Passivhaus, cuyo objetivo principal es reducir al máximo la demanda de los edificios, y que es visto por muchos como base de lo que podría ser un edificio de consumo de energía casi nulo. Por otro lado, existe otra corriente de pensamiento que apunta a la sustitución de la energía convencional consumida en un edificio por energías renovables y alternativas, defendiendo que esto implicaría también una reducción en el consumo del edificio, y por lo tanto la consecución de un edificio de consumo casi nulo.

    ¿Qué línea de pensamiento te resulta más interesante? ¿Cuál crees que se adapta más a lo establecido por la directiva europea? ¿Qué ventajas e inconvenientes plantea cada opción a la hora de conseguir la construcción de edificios de consumo de energía casi nulo?

    David Nieto-Sandoval Glez.-Nicolás
    el 08-06-2012

    Bajo mi punto de vista considero mas interesante la sustitución de las energías convencionales de los edificios por un mix de energías renovables (solar fotovoltáica y térmica de baja y media temperatura, geotérmica de baja entalpía y biomasa, principalmente) dependienco de los recursos que tiene su entorno para hacerlos autosuficientes.

    Ello asociaría una industria renovable que generaría empleo y riqueza. A su vez, se invertiría mas y mejor en investigación sobre los procesos de producción, desarrollando productos de generación renovable con mejores prestaciones y menores precios haciéndolos mas accesibles.

    Claro está que dependiendo del uso y envergadura del edificio la autosuficiencia puede o no ser técnicamente viable.

    Los estandares PASSIVHAUS, BREEAM y LEED promueven la reducción de consumo energético y el confort, pero no todo puede ir encaminado a la reducción del consumo a cualquier coste.

    Todo depende del punto de vista del cliente. En mi vida profesional utilizo herramientas como el ELECTRE II para discernir entre las alternativas que puedo aplicar considerando criterios cuantitativos (técnicos, inversión inicial y coste de mantenimiento) y cualitativos (responsabilidad medioambiental y nivel de confort)

    Marta Valdivieso
    el 12-06-2012

    Yo creo que el primer paso debería ser la reducción de las demandas de calefacción y  refrigeración, cierto que teniendo en cuenta la rentabilidad de las actuaciones, y luego la utilización de energías renovables para cubrir esas demandas. No siempre reducir la demanda energética incrementa el presupuesto de un edificio. En edificios de nueva construcción (en rehabilitación energética puede ser más complicado) se puede disminuir con una correcta orientación o un buen diseño.

    En la Directiva 2010/31/EU se definen los edificios de consumo de energía casi nulo como aquellos con un nivel de eficiencia energética muy alto, y se dice que la cantidad de energía requerida, casi nula o muy baja, debería estar cubierta, en muy amplia medida, por energía de fuentes renovables (in situ o en el entorno). En este sentido entiendo que la directiva aboga por limitar primero la demanda y por la utilización de renovables para cubrir esa demanda, aunque no fija límites ni %.

    Creo que los dos enfoques no están reñidos. Parece lógico consumir menos, y por supuesto que la energía que consumamos provenga de renovables. Y eso debería ir ligado a la innovación en sistemas energéticos, energías renovables, almacenamiento, etc. y también en sistemas constructivos y materiales, que resulten rentables durante el ciclo de vida del edificio.

    Cristina Romero Medina
    el 19-06-2012

    Hola a todos,

    bajo mi punto de vista, coincido con Marta en que el primer paso que habría que dar es mejorar la envolvente de nuestros edificios. Hay que diferenciar los dos casos con los que nos podemos encontrar, la actuación en edificios existentes y la obra nueva, si bien es cierto que la directiva europea 2010/31/UE habla de los edificios de nueva planta. 

    Si nos centramos en nueva planta, yo también estoy convencida que el primer paso es un buen diseño, teniendo en cuenta la orientación, el soleamiento, e implementando en la medida que sea posible estrategias bioclimáticas. Otra alternativa es el Passivhaus, que igualmente parte de una buena orientación y diseño, unido a una muy buena estanqueidad y unos buenos aislamientos. Es una forma de reducir la demanda a mínimos que tiene mucho que ver con una buena manera de construir, cosa que por lo menos aquí en España hemos descuidado.

    Respecto a la rehabilitación creo que no podemos quedarnos con edificios mal aislados, con numerosos puentes térmicos y con marcos y acristalamientos muy deficientes y esperar que las instalaciones nos resuelvan el problema. Por supuesto es mejor sustituir las energías convencionales por las renovables, pero creo más interesante empezar por lo que causa las mayores pérdidas energéticas: la envolvente. Otro tema es la complicación que supone plantear medidas de mejora energética en comunidades de vecinos y cómo abordar económicamente el gasto.

    En resumen, energías renovables sí, pero para cubrir demandas bajas.

    David Nieto-Sandoval Glez.-Nicolás
    el 20-06-2012

    Esta claro que las instalaciones sólo han de cubrir las necesidades que el propio edificio es incapaz de aportar al usuario o usuarios del mismo.

    La Directiva 2010/31/EU (http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=OJ:L:2010:153:0013:0035:ES:PDF) en la letra a) del punto 3 del articulo 9 dice "la aplicación detallada en la práctica por el Estado miembro de la definición de edificios de consumo de energía casi nulo, que refleje sus condiciones nacionales, regionales o locales e incluya un indicador numérico de uso de energía primaria expresado en kWh/m2 al año.". Dicho índice es la variable a optimizar en nuestro diseño.

    Más allá de reducir el consumo, no debemos ignorar las necesidades humanas y creo que este índice no refleja este punto.

    El índice de pérdidas de un edificio tiene un límite técnico con lo que la otra variable que tenemos es el consumo del edificio. ¿Cómo se definen las condiciones de confort, y con ello las necesidades energéticas, para un finlandes que se traslada a vivir al Sur España?. Además de la UNE-EN ISO 7730:2006, ¿exíste otro tipo de normativa al respecto?. ¿La definición de Edificio de Energía Casi Nulo es dependiente del tipo de usuario y por lo tanto no podríamos definir un edificio como tal de manera genérica?

    mrosa de la iglesia
    el 07-07-2012

    Respecto del comentario indicado por David, existe poca normativa que se refiera al confort de las personas. Está la norma UNE EN iSO 7730/2006 ya nombrada, y además se indica algo en el RITE, pero poco más.

    Sin embargo, no sería excesivamente complicado estimar unas temperaturas de confort determinadas para cada clima. Ya me parecería excesivo que la norma indicara temperaturas de confort adecuadas a cada usuario...

    Por lo demás, si se consiguen reducir al máximo las pérdidas y ganancias del edificio y aprovechar al máximo las condiciones exteriores (mediante el uso de estrategias bioclimáticas, por ejemplo), probablemente las variaciones de confort que requieran unos usuarios respecto de otro puedan suplirse gracias a las instalaciones de climatización alimentadas por energías renovables o alternativas que se propone por la normativa , creo.

    Pero considero primorcial una buena construcción, pues no tiene sentido estar generando energía, por muy limpia que sea, para "tirarla" a través de la envolvente........

    David Nieto-Sandoval Glez.-Nicolás
    el 19-07-2012

    Estoy totalmente de acuerdo Mª Rosa

    Juan Antonio Férriz Papí
    el 24-07-2012

    Hola a todas y todos,

    Ante todo daros las gracias por vuestras aportaciones, porque estoy viendo cosas muy interesantes.

    Una cuestión que me planteo es que, cuando hablamos de edificios de consumo energético casi nulo, nos estamos refiriendo únicamente a la etapa de vida útil, pero no consideramos el resto del ciclo de vida. Por ejemplo, la fabricación de materiales supone un consumo energético muy elevado, además de múltiples emisiones a la tierra, agua y aire.

    Creo que este es un primer paso, pero todavía hace falta mayor compromiso y mayor perspectiva de la edificación en todos sus aspectos. Por otro lado, veo demasiada focalidad en el consumo energético. Probablemente porque ahora mismo es uno de los grandes problemas "económicos" a resolver. No obstante, no perdamos de vista la globalidad de la edificación y los impactos que se generan en otros muchos aspectos.

    Un saludo

    mrosa de la iglesia
    el 16-08-2012

    Llevas razón Juan Antonio, nos estamos centrando mucho en el consumo durante la vida útil olvidando el consumo energético que implican la fabricación de los materiales empleados, la construcción del edificio y su posterior desmontaje o demolición.

    Hoy día, el mayor consumo de energía a lo largo de la vida útil de un edificio se produce durante la fase de uso del mismo, quizá es por ello por lo que nos hemos limitado a tratar dicho consumo. Sin embargo, es cierto que deberíamos tener en cuenta el consumo energético total. Muchas gracias por tu aportanción! Porque creo que, sin darnos cuenta, nos habíamos encerrado en una parte del problema...

    Josep Sole Bonet
    el 18-10-2013

    El debate de energia en uso vs energia embebida es un debate "tricionero"

    La diferencia entre un edificio de demanda casi nula (yo prefiero hablar de demanda casi nula) es el diseño (no consume energia ni dinero) y la protección térmica (los aislantes).

    Para que la energia consumida por el ciclo de vida de un aislante sea del mismo orden que la energia demandada por el edificio sin aislante es preciso llegar a espesores de aislantes de algun metro!! no he visto todavia en Europa (ni tan solo en escandinavia) espesores del orden de metro para los aislantes.

    Mi conclusión es que para dos soluciones posibles puede tener sentido buscar la de menor energia embebida pero contraponer energia no usada a energia embebida es "perder el tiempo"

    Lo primero y fundamental es conseguir que el edificio no demnade energia lo segundo y accesorio es hacerlo con una solución de baja energia embebida.

     

    mrosa de la iglesia
    el 03-11-2013

    Hola Josep,

    Bienvenido a esta comunidad! Es un placer poder contar con tu participación en estos debates.

    Con respecto a la comparación entre energia embebida versus energía en uso, llevas razón cuando hablamos de materiales aislantes térmicos. Está claro que siempre habrá unos materiales que cuenten con mayor energía embebida y otros con menor energía embebida. Y está claro que, si comparamos la energía embebida durante la fabricación de los materiales aislantes con la cantidad de energía que el uso de un aislante ahorra durante la fase de uso de un edificio, en nuestras latitudes siempre va a ganar la cantidad de energía ahorrada en todos los casos, incluso si se usa el material aislante cuya fabricación suponga una mayor cantidad de energía embebida.

    Sin embargo, esto no pasa con el resto de materiales empleados en la construcción de los edificios. La energía embebida en la fabricación del resto de materiales del edificio sí podría ser otro factor a tener en cuenta a la hora de seleccionar un material u otro. No digo el único ni el más importante, pero sí  uno más a valorar...

    Saludos,

    mrosa

    jordi llovera
    el 06-11-2013

    Mi experiencia me dice que primero es reducir el consumo de climatización y después añadir energías renovables, dentro de lo que se pueda. Con esto el consumo final de energía primaria siempre será bajo.

    Además un funcionamiento pasivo siempre es mejor que uno activo. A menos cosas que se muevan, menos problemas y menos mantenimiento.

    Os adjunto un proyecto mío de reforma de edificio de apartamentos con un consumo de calefacción tremendamente bajo (9€/mes de media), en Andorra, con temperaturas mínimas de -12ºC.

    http://www.construction21.eu/espana/case-studies/es/aconcagua.html

    Cualquier diseño pasivo, es válido por lo menos hasta la siguiente reforma integral de la casa, por lo menos 30 años. Que yo sepa ninguna instalación tiene esta vida en condiciones óptimas y eficientes de funcionamiento.

    Por lo tanto para mi primero es el diseño pasivo y después las energías renovables.

    Un saludo.