Unirse

Suelo radiante, ¿realmente ahorra energía?

  • Creado el 27-09-2012 con 9 publicaciones
  • VISTO 51499 VECES
  • Isabel Sala
    el 27-09-2012

    Muchos son los que dicen que el suelo radiante es el sistema de distribución de la calefacción más eficiente, confortable, silencioso y versátil que existe. Estos que recomiendan su instalación con preferencia sobre otro tipo de emisores tales como los fancoils o los radiadores.

    El suelo radiante ofrece multitud de posibilidades, tanto en verano como en invierno, ya que es capaz de mantener la vivienda a una temperatura agradable sin la necesidad de radiadores u otros aparatos.

    Además, en invierno trabaja con agua a temperaturas próximas a los 40°, mientras que otros sistemas como los radiadores acostumbran a calentar el agua hasta los 80º.

    Pero, ¿qué inconvenientes de puesta en obra tiene?

    Y el mantenimiento, ¿es un problema que no sea una instalación vista?

    ¿Es la condensación un problema en verano? ¿En qué zonas no se recomienda su instalación?

    Carmelo Gomez Pons
    el 04-10-2012

    Hola isabel, 

    En mi etapa en VIAS Y CONSTRUCCIONES S.A. he tenido la oportunidad de coordinar la puesta en marcha y postventa en una de las mayores instalaciones geotérmicas con suelo radiante en viviendas europeas (concretamente el complejo Alexandra en Sabadell), con un total de 168 viviendas, biblioteca y centro de servicios municipales, que obtuvo el premio Nacional Green Building 2010 en la categoría de proyecto más innovador en cuanto a las mejoras aportadas en eficiencia energética. El sistema geotérmico centralizado alimenta el suelo radiante de las viviendas. Desde mi experiencia puedo aportar lo siguiente: 

    - Los sistemas por radiación són más eficientes que los que usan convección del aire. 

    - La difusión del calor se hace desde el suelo lo que supone mayor confortabilidad, pues el calor se reparte uniformemente por las estancia y no se acumula en zonas puntuales como en los radiadores o en el techo en el caso de sistemas por aire. 

    - Es verdaderamente silencioso pero tambien lo es un sistema por radiadores o convectores "tradicional" 

    - Es cierto que trabaja a temperaturas notablemente menores que en otros sistemas lo cual supone un uso más eficiente de la energía. 

    - La puesta en obra es sencilla aunque hay que tener precisión en las cotas de hormigonado de forjados y precauciones con el replanteo de la tabiqueria. 

    - El mantenimiento, especialmente en grandes instalaciones, puede ser un gran problema. Es complicado localizar fugas que se detectan en los pisos inferiores, existe una infinidad de conexiones, llaves, purgadores, racords que pueden causar un mal funcionamiento de partes de la instalación si no existe un protocolo de mantenimiento planificado y regular, cosa que es complicada en grandes edificios públicos. 

    - Para que la condensación no resulte un problema hay que ajustar la temperatura de impulsión correctamente y cuidar los gruesos del recrecido de mortero u hormigón sobre el suelo radiante. De todas maneras puede darse cambios en la coloración del pavimento en algunos casos e incluso ligera condensación, especialmente en las viviendas más cercanas a las columnas de distribución o por irregularidades en la capa de recrecido, sobre todo en épocas especialmente calurosas y húmedas. 

    - Pero hay otro problema añadido de difícil solución: la gran inercia térmica de la instalación. Hemos de pensar que el calor emitido por el suelo radiante es absorbido y repartido por toda la estructura del edificio, lo que significa una gran cantidad de calor (o fresco en el caso verano) almacenado. Esto supone un problema de sobrecalentamiento para las viviendas orientadas a sur, que en invierno gozan de radiación solar intensa en las horas centrales del día o en las viviendas orientadas al oeste en la estación cálida. El sistema no se adapta bien a los cambios bruscos de temperatura exterior (olas de calor o frío, días soleados o nublados) ya que, los termostatos no responden inmediatamente a las órdenes, pues el suelo requiere una gran cantidad de tiempo en enfriarse (o calentarse). Es como un gran barco que cuesta ponerlo en marcha y mucho más pararlo. 

    - No recomendaría este sistema en lugares de uso intermitente: bibliotecas, escuelas, etc. por lo comentado anteriormente. Sigue siendo un buen sistema en lugares de uso contínuo aunque ajustando muy bien las temperaturas de impulsión y teniendo en cuenta el retardo según el ritmo solar diario en la programación del sistema. 

    Saludos, 

    Carmelo Gómez 

    JORDI RUIZ
    el 09-10-2012

    En relación a la eficienca energética, ventajas y desventajas del suelo radiante en edificios, puedo aportar mi experencia con mi empresa actual, SIPRO INGENIERIA, en el desarrollo de la plataforma de control climático del edificio (Building Managment System) SAN MANEL dentro del complejo histórico del hospital de Sant Pau. Este edificio albergará el Instituto de la Universidad de las Naciones Unidas.

    Para empezar, dicho edificio posee la instalación geotérmica más grande implementada en el territorio español. Todo el diseño y dimensionado de las instalaciones se ha realizado con la premisa del ahorro energético. Es cierto que el sistema de geotermia combinado con suelo radiante/refrescante y climatizadores primarios combinados con fancoils permiten el ahorro energético, pero también es cierto que para un clima como el mediterraneo y un edifico como este, en el cual se le va a dar un uso académico, el suelo radiante no es la mejor opción, tanto es así que probablemente se acabe gastando más energía que para un sistema de climatización por convección standard (p.e:climatizadores entálpicos).

    Tal como comentaba Carmelo Gómez, la enorme inercia de estos sistemas en edificios de este tipo implica que el control de confortabilidad solo sea óptimo para climas con una variabilidad térmica previsible, si echamos mano de los datos meteorológicos de la ciudad de Barcelona en los últimos 50 años, vemos que durante el invierno existe una variabilidad climatológica enorme, por tanto para realizar un control óptimo de la instalación tenemos que echar mano de datos climatológicos a futuro. No es posible adaptar la temperatura de confort a un tiempo de respuesta corto únicamente con el suelo radiante. Además, en este caso en que el edifcio se utilizará como universidad, se dará el caso de que existan salas donde habrá un grupo grande de personas que harán que la temperatura de la sala aumente en poco tiempo. En este caso, y al no poder regular correctamente la tempertura del suelo radiante, se deberá aplicar frío desde los fan-coils con el consiguiente gasto energetico derivado.

    Por otro lado, y teniendo en cuenta el alto grado de humedad en la ciudad de Barcelona, se hace complicado el control de temperatura del suelo en verano. Se debe monitorizar la temperatura de rocio para saber en qué punto se debe fijar la temperatura de impulsión y por otro lado se debe deshumidificar sin aplicar frío para anular el efecto de condensación. Estas variables influyen de tal modo que cualquier problema en la sensórica del edificio, o cualquier desvío de medición puede provocar que no trabajemos de una forma adecuada. Para evitar problemas se suele trabajar con temperaturas de impulsión con varios grados por debajo de temperatura de rocío para asegurar la no condensación, esto a su vez implica no ser tan eficiente en el control energético. Por otro lado, el hecho de que el frío generado en verano proceda del suelo, implica que en zonas con radiación intensa, el confort no sea el adecuado, siendo necesario sistemas de climatización auxiliares, en este caso, fancoils que influirán a su vez sobre la regulación del suelo radiante.

    Tal como comentaba Carmelo, no se recomienda el uso, y lo certifico, para edificios de uso intermitente. Para este tipo de edificios, y dejando a un lado el coste económico del sistema geotérmico, el suelo radiante puede funcionar correctamente como sistema de apoyo a equipos de climatización por convección.

    Jesús Llorente
    el 29-08-2013

    Está claro que cada instalación tiene su emplazamiento adecuado. A la hora de diseñar habría que plantearse bien todos los condicionantes.

    El suelo radiante asociado a residencial primera vivienda aporta un confort térmico inigualable por otros sistemas. Soy usuario de este sistema desde hace muchos años y he convivido con otros como radiadores en diferentes ocasiones. Está claro que la rapidez no es su fuerte pero en cambio la inercia térmica a mí me parece positiva más que negativa. Yo provengo de una zona climática D2 con inviernos duros y el poder despertaste por la mañana y que tu suelo siga templado pese a llevar la instalación apagada mucho tiempo creo que es algo a tener en cuenta. Como todo conlleva un periodo de aprendizaje. El primer invierno te constara saber cuándo encender y apagar tu calefacción para conseguir tu confort térmico, pero una vez testado la experiencia creo que es agradable.

    Respecto a los problemas de instalación, creo que no tiene más inconvenientes que otros sistemas, cada uno tiene sus particularidades y sus puntos fuertes. Su ventaja es que no precisa de grandes espesores de falsos techos como los sistemas de aire, que tampoco tiene asociados elementos terminales vistos como los radiadores, pero está claro que la regulación hidráulica  es su talón de Aquiles.

    Habéis mencionado los problemas de reparación. Hoy en día hay sistema para la detección de fugas muy avanzados, pero que no están muy instaurados. Por medio de una cámara térmica podemos detectar el punto de fuga con gran precisión.

    También quería mencionar su facilidad para reforzar zonas de perdidas como ventanas  haciendo pasar los tubos más cerca o la de quitar tubos en los puntos de trabajo para evitar sobrecalentamientos en los pies.

    En cuanto a los condicionantes de su uso como refrigerante poco puedo aportar dado que ni como usuario, ni como instalador, ni como proyectista he tenido contacto con el sistema, pero creo que si se dispone de una circuitería destina a su empleo principal en condiciones de invierno, el poder emplearla en verano es algo a tener en cuenta. 

    Pol Castella
    el 27-06-2015

    La calefacción por suelo radiante es uno de los mejores sistemas para la climatización del hogar, especialmente para calefacción. Ofrece un confort mucho mayor que los radiadores convencionales.

    Al trabajar a baja temperatura, el productor de calor ahorra combustible en comparación a otros que trabajan a mayor temperatura, por lo que ahorra energía.

    Si conseguimos un menor salto térmico gracias a una optima regulación y cálculo de la instalación, obtendremos grandes beneficios y ahorros de energía.

    Dependiendo de la zona climática, es aconsejable un productor de calor como la Aerotermia o Bomba de calor, o calderas de condensación a gas convencionales.

    Como "suelo refrescante", pués eso, simplemente refresca el ambiente bajando unos grados la temperatura ambiente. Nunca obtendremos una temperatura deseada como puede ser con un aire acondicionado.

    saludos

    Fernando Osorio
    el 02-12-2016

    ¿Cuales son las mejores calderas o generadores que se adaptan mejor al suelo radiante?  Las de que su rendimiento sea más elevado. por ejemplo: 

     

    existen varias calderas de gas tradicionales. Como la que puede tener cualquier persona instalada en su hogar. La caldera que aparece en la foto es del tipo gasoil y está muy bien, pero tiene un rendimiento más o menos constante sea cual sea la temperatura a la que tenga que preparar el agua. Normalmente se instala de tal manera que calienta el agua hasta 70-80 ºC y luego se enfría para poder enviarla a la instalación a 40 ºC.

    No es que sea una solución mala, pero no es la mejor. Lo mejor es una caldera que a menor temperatura tenga más rendimiento. ¿Existe eso? si, se llama caldera de condensación.

    La caldera mural de condensación por excelencia es una caldera mural de gas. Son válidas para cualquier gas, solo hace falta hacer una pequeña adaptación si ya la tienes y quieres cambiar de gas. Estas calderas, por ejemplo, tienen un rendimiento del 98% a temperatura de 70 ºC, y su rendimiento sube hasta el 105 % cuando la temperatura baja.

    Si cuentas con instalación de suelo radiante, o estas pensando en instalarlo en tu nueva vivienda o negocio. Lo mejor es que pienses en generadores de calor de baja temperatura. Aerotermia, geotermia o caldera de gas de condensación. Todos estos generadores son igual de válidos y tendrás un rendimiento extraordinario. En cuestión de precios de instalación no hay color, la bomba de calor es más o menos dos o dos veces y media más cara que una caldera mural.

    Carlos Escamilla
    el 22-01-2017

    Nosotros como profesionales podemos decir que el suelo radiante es una muy buena elección. aunque sin duda hay que tomar las precauciones necesarias para poder efectuar la instalación a la perfección. En el caso de que se esté pensando realizar una instalación de suelo radiante un buen profesional puede cambiar la diferencia energética.

    ¿Por qué digo que el profesional puede mejorar la eficiencia energética?

    Aunque no lo creas si la instalación no está perfectamente aislada la perdida de energía puede ser muy grande, por otra parte el tipo de caldera que elijas como comentaba John es muy pero muy importante.

    Es necesario sin duda contratar a un verdadero profesional, nosotros como profesionales en el área de los trabajos verticales madrid y servicios múltiples, solemos contratar a profesionales de este sector, para nuestros clientes y recomendamos siempre que se pidan varios presupuestos a varios profesionales, para así garantizar una buena instalación, sin sorpresas y sobre todo eficiente.

    ArquitectoS amasu
    el 26-01-2017

    Es un tema que aunque tenga cierta antigüedad, siempre estará de actualidad.

    En cuanto a Calderas Fernando Osorio lo ha contado todo y habría que añadir la caldera de gasoil de condensación, con buenos rendimientos, aunque de todas se depende del estado del mercado energético.

    Las calderas de Pellet, propiamente dichas no son lo mejor, pero con los depósitos de inercia que pueden ser compartidos con los de una placa solar mediante de doble serpentín, trabaja muy bien y aprovecha el calor solar, su ventaja energética es que no hay control de multinacionales sobre el precio, hay prensas para hacer pellet por 2000€

    En cuanto a la puesta en obra, hay que considerar un par de cosas, por un lado actualmente vamos a espesores de 4-6cm muy bajos con relación a los que se ponían antes. Esto beneficia a la instalación en que hay que calentar menos masa de mortero que aunque actúa de masa de inercia, el costo es elevado y el tiempo de confort se adelanta.

    Esta disminución de espesores obliga a que las espiras de conductos vayan mas juntas (10-12cm) y es aquí cuando nos encontramos el problema de la puesta en obra ya que los fontaneros están “acostumbrados” a distancia entre espiras mayores (20cm), he llegado a dos conclusiones una por un ahorro en tubos (si, aunque parezca increíble) y otro es que no miran los planos (de todos los técnicos es sabido que los planos se usan para decorar).

    Por otro lado el sistema ayuda al cumplimiento del CTE, en cuanto a aislamiento de suelo, incluso tenemos que colocar otra capa de aislamiento mas. La colocación de las bandas perimetrales muchas veces la colocan mal, no saben para que es la falda, y en la zona de ducha o bañeras, bajo muebles de cocina, etc  no es conveniente colocar tubos pero si el aislamiento. 

    Es el tipo de instalación que realizamos en el 90% de las viviendas que hacemos y el 100% de las destinadas a primera residencia en la zona de León. 

    Es nuestra experiencia, un saludo

    
    

    Pau Segui
    el 09-02-2017

    Hola.

    Me ha parecido uno de los debates más interesantes que he encontrado en internet sobre los suelos radiantes, con opiniones vedaderas de experiencias reales y no basadas en suposiones o acotas por las empresas del sector. Mi pequeño aporte es un artículo sobre las ventajas del suelo radiante en OVACEN. Muchas gracias por la información y por arrojar luz sobre una temática de interés. Un saludo