Unirse

MATERIALES AISLANTES: ¿NATURALES, O ELABORADOS?

  • Creado el 20-08-2012 con 39 publicaciones
  • VISTO 5403 VECES
  • mrosa de la iglesia
    el 20-08-2012

    A la hora de aislar un edificio, existen dos tendencias: se pueden emplear materiales aislantes naturales, tales como el cáñamo o la lana de oveja; o se puede optar por el uso de materiales comunes más elaborados, como la lana de roca o el proyectado de poliuretano.

    A favor de los primeros, los reducidos consumos energéticos que requiere su fabricación. A favor de los segundos, sus, hasta ahora, menores valores de transmitancia, que pueden llegar a conseguir que el consumo de energía que evitan durante la fase de uso del edificio resulte mayor que el aporte extra de energía que necesitan para su fabricación, si los comparamos con los materiales naturales o ecológicos, pudiendo conseguir un balance energético positivo a lo largo del ciclo de vida.

    ¿Dónde te posicionas? ¿Qué otros factores pueden tener importancia a la hora de decidirse entre uno y otro tipo de aislantes? ¿Crees que existen datos suficientes y fiables que nos puedan ayudar a decidir?

    Josep Lluís Puig
    el 31-08-2012

    El hecho que la lana de roca sea un material "común más elaborado" no quita que sea natural, es balastro cocido y soplado formando fibras que se aglomeran formando los diferentes espesores y densidades. Quizás debamos ver, al elegir un aislante térmico (acústico u cualquier otro material)  si es de origen renovable o no. Un valor en alza es la certificación de productos "De cuna a cuna".

    Cristina Gazulla
    el 05-09-2012

    Al hilo de lo comentado por Josep Lluís, creo que la comparación se debe hacer adoptando una visión de ciclo de vida y comparar, para una misma función, cuál es la más apropiada en cada caso. Ya se han empezado a publicar Declaraciones Ambientales de Producto para algunos productos aislantes que ayudan a hacer estas comparaciones aplicando unas reglas de juego comunes.

    mrosa de la iglesia
    el 14-09-2012

    Totalmente de acuerdo en el tema del análisis del ciclo de vida; lo ideal sería que existieran este tipo de estudios realizados para todos los materiales bajo el mismo protocolo, de tal modo que nos permitiese comparar unos con otros. Pero ahí aún queda mucho por hacer...

    Respecto de la división de los materiales entre naturales y elaborados, tal vez debería haberme expresado de otro modo: al hablar de materiales naturales me refiero a los que se aplican de una manera menos elaborada, más cercana al modo en que se encuentran en la naturaleza... No a que su origen sea o no natural (al final, qué no viene de la naturaleza?) sino que la diferencia se centraba más en la cantidad de energía que se requiere para su elaboración.

    Cristina Gazulla
    el 01-10-2012

    Efectivamente, aunque ya se han empezado a dar los primeros pasos, aún queda mucho por hacer para que podamos disponer de esta información. Cada vez se afinan más las reglas para desarrollar este tipo de estudios, sin embargo su aplicación práctica sigue siendo complicada para muchos productores (en especial los pequeños y medianos productores) debido principalmente a cuestiones económicas. Por ello, los ejemplos de DAP o EPD que podemos encontrar son de los llamados productos "elaborados" (lana de roca, lana de vidrio, poliuretano, poliestireno expandido, etc.). ¿Hay alguien que sepa de alguna EPD de productos "naturales"?

    antonio atienza
    el 25-10-2012

    Coincido a pies juntillas con la opinion de Cristina, y añado que creo imprescindible que se implanten las DAP o EPD para poder afirmar o posicionarse respecto a cualquier producto aislamientos o manzanas, porque hablando de sostenibiliad y eficiencia energetica cuanta más información recabo más ignorante me confieso.

    Se mezclan ambos conceptos con pinceladas de ecologia más o menos justificadas y la mezcla es explosiva.

    A veces tenemos tendencia a los lugares comunes y a dejarnos llevar por lo que se respira en el ambiente sin datos fehacientes ni criterios técnicos objetivos, entre otras cosas por la dificultad de obtenerlos.

    Leyendo tu pregunta Mrosa se me ocurre otra, ¿se podrian aislar todas las viviendas de España con esos productos?, es decir cual es el nº de ovejas o cuanta superfide de cañamo hay que cultivar para alcanzar una cuota de mercado del 20 %? (por seguir con la cantinela del 20-20-20).

    Creo que aparte de las bondades "comunicativas" del producto, y sin dudar de sus bondades técnicas especificas, nuestra obligación como técnicos es ser mucho más profundos en el analisis.

    Nunca he cerrado la puerta en una obra a un material, siempre que cumpla unas determinadas especificaciones y este instalado conforme a las instrucciones del fabricante. Si la procedencia u origen o mucho mejor si tengo un DAP de un producto podre prescribir con mayor precisión.

    Creo que queda un arduo trabajo por delante para separar el polvo de la paja.....

    antonio atienza

    arquitecto técnico

    ana isabel menéndez suárez
    el 27-10-2012

    Totalmente de acuerdo con Antonio, cuanto más se lee acerca de las virtudes de unos y otros materiales, más confuso se encuentra uno. Puesto que cada fabricante ( y en especial por supuesto los grandes) analiza sus productos tan solo, en la base que más favorable les resulte, es más, me atrevo a pensar que incluso apuestan por formas de certificación que sean afines a sus propiedades.

    Si nos gusta un material, sea o no sea "natural" creo que siempre vamos a encontrar la forma de justificar que es más sostenible por cualquiera de los métodos; si consume menos en la fabricación, pero el transporte es más lejano, si en la producción emite más CO2, pero como se fabrica en grandes volúmenes al final del ciclo por m2 es menor la repercusión, etc,....

    Creo que estamos aún muy lejos de llegar a un acuerdo, y desde mi punto de vista, esto creo mucha incertidumbre, puesto que al final, podemos defender nuestro proyecto, pero si somo estrictos nunca estamos seguros de haber obtenido la solución más óptima.

     

    Pablo Carbonell
    el 01-11-2012

    Por mi parte es clara la apuesta por los materiales naturales (corcho natural, lana de oveja, etc). Los beneficios son muchos, y un mayor coeficiente de transmitancia se puede compensar con algo más de espesor. Espesor de un material que es natural, biodegradable, no contaminante y generalmente con un origen más cercano y de menor coste energético que otros materiales sintéticos.

    Respecto al ciclo de vida de un material, es un procedimiento que mide la energía necesaria en sus diferentes fases, pero hay variables que no tiene en cuenta, como son los componentes tóxicos (peligrosos en caso de incendio) que pueda contener, la contaminación que se produce en su fabricación o el origen de producción y por tanto el transporte necesario para su instalación. Tampoco estaría mal considerar los beneficios a la economía local correspondiente de materiales que son autóctonos (corcho, lana, etc) y no derivados del petróleo.

    En cuanto a la pregunta de Antonio "¿Cuál es el número de ovejas o la superficie de cáñamo que hay que cultivar...?", yo le haría la pregunta contraria: ¿Sabemos la cantidad de petróleo que España debe importar para fabricar los aislamientos sintéticos como el poliestireno expandido, la espuma de poliuretano, etc? Lamentablemente la inercia del mercado y la presión de las grandes empresas interesadas en estos productos son un gran obstáculo para cambiar el modelo actual de nuestros sistemas constructivos.

    mrosa de la iglesia
    el 04-11-2012

    Creo que todas las aportaciones están siendo muy interesantes. Me parece importante incorporar a la discusión los valores de transmitancia térmica de los diversos materiales aislantes, así como el comportamiento de cada uno de ellos frente a la humedad y/o el incendio (como comenta Pablo en su intervención), la mayor o menor facilidad de su instalación, la posibilidad de suministro a la que aluden tanto Antonio como Pablo, y la repercusión social que su elaboración puede llegar a generar en determinados lugares.

    Por otro lado, todos sabemos que los materiales más elaborados cuentan con una serie de productos sintéticos o artificiales más o menos tóxicos que hacen de ellos productos menos saludables o incluso tóxicos en determinados casos, pero, ¿qué hay de los materiales menos elaborados? Algunos de ellos también emplean aditivos en su elaboración: ¿existe la suficiente información al respecto? ¿Pueden llegar a entrañar algún peligro para la salud?

    Coincido con Pablo en que no sabemos (o no queremos saber) la cantidad de petróleo que España importa para fabricar aislamientos, igual que no sabemos (o no queremos saber) la cantidad de energía que importamos o la cantidad de impactos que genera nuestro modelo energético actual, y así hasta el infinito. Pero sí que creo que habría que plantearse a medio y largo plazo las consecuencias de sobreexplotar unos mercados hasta ahora abandonados; no porque vaya a ser negativo, si no por intentar no tropezar de nuevo con la misma piedra e intentar controlar las posibles consecuencias que cualquier cambio en el mercado conlleva. Aunque, claro, es muy irreal pensar que va a sobreexplotarse un mercado hasta ahora abandonado: este tipo de cambios de tendencias se producen lentamente.

    Pablo Carbonell
    el 08-11-2012

    Efectivamente, Mrosa, sería irreal pensar que un cambio en el modelo actual se iba a realizar de forma tan brusca como para afectar negativamente. Probablemente el cambio sería lento y en muchos aspectos positivo. Por ejemplo. ¿qué ocurriría si comenzamos a utilizar más la madera como material de construcción en detrimento de otros materiales (hormigón, etc)? ¿Acabaríamos con nuestros bosques? Más bien podría ocurrir lo contrario. Tradicionalmente los bosques han sido espacios productivos para el hombre, y el abandono de éstos ha degradado estos espacios hasta el punto de fomentar los incendios forestales. Seguramente si la madera fuera un material más usado proliferaría la reforestación, el cuidado de los bosques, su limpieza, el control de incendios y de plagas, y en general una mayor conciencia de nuestra dependencia de este tipo de hábitats.

    Otra cosa es discutir sobre los niveles productivos de la actividad del sector de la construcción. Desde luego al nivel al que se ha construido en España durante el boom inmobiliario no hay manera sostenible de mantener una explotación de los recursos. Pero eso no es un problema del tipo de materiales que estemos usando, sino del modelo de crecimiento económico de nuestra sociedad.

    mrosa de la iglesia
    el 18-11-2012

    Creo que llevas razón, Pablo: si empleáramos materiales naturales para la construcción, probablemente tendríamos más cuidado con respecto a las fuentes de suministro. cuidaríamos más los bosques, los rebaños... Sería una vuelta a la sensatez, y una disminución de nuestra huella ecológica. ¿Qué tal si cada uno pusiéramos nuestro grano de arena para colaborar?

    ¿Estais empleando materiales naturales en vuestras obras y reformas?

    Ander Echebarria
    el 15-07-2013

    Lo primero quería suscribir todo lo expresado por Pablo Carbonell, estoy totalmente de acuerdo con sus comentarios. Especialmenha quiero hacer énfasis en dos de ellos, uno es que normalmente no se tiene en cuenta el riesgo que tienen algunos de estos materiales a la hora de pensar en un posible incendio, como por ejemplo un poliuretano proyectado. Hace poco leí un artículo (no recuerdo donde fue), que daba un dato escalofriante y muy a tener en cuenta, y era que el 80% de las muertes por incendio eran provocadas por la intoxicación al inhalar los vapores que generan este tipo de materiales y no por las llamas en sí.

    La otra es que si se utilizara más la madera como elemento constructivo, seguramente se cuidarían mucho más los bosques, e implantaríamos el sistema de tala sostenible que se lleva haciendo hace siglos en países sobre todo del norte de Europa.

    Respondiendo a la pregunta de mrosa, nosotros utilizamos todos los materiales naturales posibles en nuestras construcciones, como la madera, la celulosa natural, el corcho, lana de oveja, mortero a la cal, etc. 

    Es cierto que la mayoría de estos materiales son más caros que otros que se utilizan habitualmente, pero hay que valorar si esto compensa o no, si es un opción de concienciación en cuanto a las emisiones de co2 que se emiten en su elaboracion. de ecología, de salud o de que, pero la realidad es que la mayoría de nuestros clientes, apuestan por este tipo de materiales naturales o reciclados, porque realmente están preocupados por su salud y la de sus familiares y por nuestro querido planeta.

    Por  concluir,  creo que ni sólo hay que usar lana de oveja, o celulosa o corcho, o poliuretano, creo que cada obra tiene su aislamiento adecuado para la ocasion, o su material como elemento principal, madera, hormigón, ladrillo... Pero si creo fehacientemente que tenemos en nuestras manos, la posibilidad de reducir el uso de materiales nocivos o contaminantes.

    un saludo

    mrosa de la iglesia
    el 25-07-2013

    Al final lo importante es analizar cada caso concreto: por supuesto que lo ideal sería utilizar materiales naturales y poco elaborados, por el bajo consumo de recursos y de energía que esto implicaría. Pero habría que estudiar la posibilidad de la disponibilidad del producto en la zona; el uso que se le va a dar en la construcción, pues si se trata de un material aislante probablemente el consumo de energía necesaria para su fabricación va a ser compensado sobradamente con el consumo de energía que va a evitar a lo largo de su vida útil...

    Pablo Carbonell introdujo hace tiempo, y tú Ander has vuelto a incidir en ello, la variante relativa a la toxicidad de los materiales. Con respecto a la naturaleza de los materiales y su procedimiento de elaboración podríamos debatir extensamente, pues tal y como apuntaba Ana Isabel, existen muchos modos de "medir" la "sostenibilidad" de un material, aunque parece que poco a poco se va extendiendo la elaboración de los DAPs (pero muy poco a poco). Sin embargo, parece que sobre la toxicidad de algunos materiales no hay debate posible: si nosotros, como técnicos, tuviéramos la certeza de que un material es tóxico o potencialmente peligroso para los usuarios de nuestros edificios, ¿lo usaríamos? ¿lo recomendaríamos?

    Entonces, ¿por qué se siguen utilizando algunos materiales que se ha demostrado que cuentan con partículas nocivas para la salud? ¿Quizás porque no existe suficiente información al respecto? ¿Quizás porque la información que se encuentra a disponibilidad de todo el mundo? ¿O porque es complicado acceder a ella o entenderla? ¿Por qué los usuarios no exigen materiales más saludables para sus casas?

    Ander Echebarria
    el 31-07-2013

    Bueno, yo pienso que el utilizar o no un aislante más ecológico o menos nocivo, es más una cuestión de precio que otra cosa. Hay que tener en cuenta que una lana de roca tradicional, es cuatro veces más económica que por ejemplo en nuestro caso, la celulosa natural, y aquí es donde los arquitectos normalmente ponen este material en sus proyectos por velar por los intereses económicos de sus clientes.

    Es difícil decir a un cliente que instale en su casa un aislamiento 4 veces más caro, únicamente porque es más ecologico. Esto es bastante común en la construcción tradicional, en nuestro caso esto no pasa, porque nuestros cliente vienen buscando esto precisamente, que todo sea natural, reciclado, que genere poco CO2 en su fabricación, etc.. 

    Por concluir, creo que no es muy complicado por parte de los técnicos, intentar convencer al cliente que se utilicen materiales naturales, y pienso que la forma de conseguirlo es explicándole desde el principio que se puede hacer una casa que sea sana, que no tenga materiales nocivos, pero no sólo en el aislamiento, sino en todo en general, morteros, pinturas, ventanas, etc

    un saludo

    mrosa de la iglesia
    el 03-08-2013

    Volvemos a la misma conclusión que estamos sacando en otros debates: hace falta formación, información (información clara!), transparencia... Y ahí es donde queda mucho por hacer.

    Yo estoy convencida de que al usuario no le importa pagar más por algo si está convencido de que es mejor para él, para los suyos, para su salud, incluso para el medio ambiente! Pero nos falta convencer...

    Josep Sole Bonet
    el 09-10-2013

    Ningun material de constucción se usa en su forma "natural" todos son mas o menos manipulados para poder ser usados en los edificios.

    No es mas natural un tronco de arbol que un puñado de arena y ambos deben sufrir procesos de manufacturación mas o menos complejos para ser transformados en productos aislantes (para ceñirnos al tema del debate)

    No hay materiales aislantes naturales o artificiales.

    Los hay de origen vegetal, animal, mineral,... todos ellos con impactos ambientales en su "mochila" solo comparando los impactos de unos y otros podremos decidir en cada caso cual bnos conviene.

    Es oportuno recordas que la seostenibildad en la edificiación tiene tres columnas (ambiente, social, economico) que se apoyan en su función técnica (en el caso de los aislantes su resistencia térmica) si la base del edificio se tambalea (porque la resistencia térmica no es bien conocida) el edificio se cae.

    Lo primero pero lo primerisimo es que un producto conozca y asegure su función depués pueden venir otras consideraciones.

    mrosa de la iglesia
    el 03-11-2013

    Hola Josep,

    Cierto en cuanto a que no hay materiales "naturales" y materiales no naturales. Desde ese punto de vista, es sorprendente que hasta ahora nadie lo hubiese comentado, pues es un  matiz que casi siempre surge enseguida en este tipo de debates.

    Como bien indicas, existen materiales con un origen u otro y materiales cuya fabricación implica un mayor o menor impacto medioambiental. A este impacto es al que me refería, no del todo correctamente, cuando inauguraba el debate y diferenciaba entre materiales naturales o artificiales (incorrectamente, como he comentado).

    Lo suyo es que todos los materiales aislantes, independientemente del impacto medioambiental que su fabricación suponga, cuenten con una ficha técnica o documento en que es especifique cuál es su conductividad térmica, ensayada conforme la normativa europea establezca. Nosotros, como técnicos, debemos exigir este tipo de información para cualquier material que queramos emplear, pues es la conductividad térmica lo que nos va a permitir escoger un material aislante térmico frente a otro. Luego nosotros podemos optar por escoger un material con menor impacto medioambiental pese a que quizás su conductividad térmica sea mayor (optando por aumentar el espesor) o escoger el material más aislante, independientemente de los impactos que haya supuesto la fabricación de este material.

    Pero está claro que lo básico es contar con información fiable sobre las propiedades del material.

    Saludos,

    mrosa

    julen hernandez
    el 06-11-2013

    Hola a todos,

    Interesante debate el que se ha generado en torno a los diferentes tipos de aislante con aportaciones todas ellas de gran interés.

    Yo personalmente, soy partidario de los aislantes tipo fibra de madera, lana de oveja, etc. ya que entiendo que si nos ceñimos exclusivamente al análisis de ciclo de vida de cuna a puerta de fábrica en la mayoría de los casos, por no decir en todos, tienen un impacto medioambiental menor que los aislantes más tradicionales (XPS, EPS, PU, MW,...).

    Tal y cómo dice Josep, también es verdad que si hablamos de sostenibilidad, tendríamos que incluir en este análisis también la parte económica y social, y quizás en este caso, los indicadores saldrían favorables a los aislantes tradicionales, aunque lo desconozco.

    Aun y todo, me surge una cuestión que creo que tiene especial relevancia en la elección de un material y que quizás no se ha comentado aún. Se ha hablado de la resistencia térmica (carácterística esencial del producto), reacción al fuego, resistencia al fuego,... Pero aún no he oido hablar de la durabilidad de los productos en cuestión. 

    A mi me surgen dudas en cuanto a la durabilidad de estos aislantes "naturales" sea equiparable al de los más "tradicionales" y que puedan mantener las propiedades técnicas del producto al igual que los EPS, XPS, MW o PU.

    Creo que tiene que ser un punto a tener muy en cuenta en la elección del aislante y a mi modo de ver, aún hay ciertos aislantes "naturales" que quizás no aporten tanta eficacia a lo largo del tiempo como la de los "tradicionales" (quizás los de Fibra de Madera se puedan librar).

    Nosotros hemos visto en laboratorio cómo ciertos ataques de microorganismos, se comen literalmente aislantes de este tipo en el caso de que no lleve el tratamiento adecuado. Y en cuanto a la humedad y vapor de agua entiendo que tiene un efecto negativo mayor en este tipo de materiales que en los "tradicionales".

    Saludos

    Julen Hernández

     

    Josep Sole Bonet
    el 08-11-2013

    Los materiales de origen organico susceptibles de ser atacados por parasitos o el fuego suelen llevar incorporados aditivos ignifugantes, peticidas, biocidas,... ninguno de ellos de origen "natural" y mas de uno de ellos de caracter toxico. 

    En algunos paises se ha tenido que simplemente prohibir el uso de ciertos productos aislantes que incorporan estos tipos de sustancias.

    Cuando hablaba de la no "naturalidad" de los materiales me referia también a estos aspectos

    mrosa de la iglesia
    el 20-01-2014

    Buen apunte el de Julen relativo a la durabilidad de los materiales aislantes. Cuando utilizamos materiales aislantes de origen "natural", no convencionales o que implican un menor impacto medioambiental (al menos a primera vista) uno de los problemas con los que nos podemos encontrar es con la falta de información, de ensayos, etc, por lo que puede sernos difícil compararlos con los materiales aislantes convencionales, en cuanto a toxicidad, comportamiento frente a la humedad, durabilidad, comportamiento frente a organismos diversos, etc, etc. Desde ese aspecto creo que falta bastante por hacer, tanto por parte de las empresas que los distribuyen, como por parte de los técnicos, que tenemos que exigir las fichas técnicas y la documentación necesaria para poder elegir un material u otro, sin dejarnos engañar por la etiqueta de "natural", que a veces puede llevarnos a error.

    Josep Sole Bonet
    el 22-01-2014

    La etiqueta "natural" SIEMPRE induce a error porque todos los productos son mas o menos transformados para ser utilizables en un edificio, pueden existir materiales de origen vegetal, animal, mineral, sintetico,.. pero todos ABSOLUTAMENTE TODOS son manufacturados.

    Asimilar "natural" a respetuoso con el medio ambiente o no toxico es otro error habitual que deberiamos evitar(hay infinidad de veneos y toxicos "naturales")

    En el mundo de los aislantes hay procedimeitos acreditados por EOTA que permiten evaluar las prestaciones tecnicas (incluida la durabilidad, riesgo de formación de mohos o desarrollo de parasitos,..) el que un producto por el simple hecho de ser "natural" se le exima de cualquier verificación tecnica es también un error.

    Oriol FENES LLORENS
    el 24-01-2014

    A mi cada vez mas estoy convencido del siguiente criterio para escoger un aislamiento, ordenado por prioridad del concepto de mas a menos

    1- Que cumpla la funcion que se le pide. (TRansmitancia y durabilidad)

    2- No perjudicial a las personas

    3- Consumo energético de transporte y fabricacion

    4- Analisis de Ciclo de vida

    El problema es que cuando escoges un aislamiento a veces te falta suficiente informacion sobre los puntos 2,3,4.

    Me da verdadero panico vivir en un pais como España donde todo este conocimiento relativo al punto 2 suele despreciarse bastante, no solo a nivel de tecnicos, si no a nivel de legislacion. Creo que hace falta regular mas la presencia de componentes y de seguida que se sabe algo de algun componente quimico que puede ser perjudicial, no esperar a que las prohibiciones lleguen via Europa si no ser mas rapidos legislando

    Comprendo perfectamente que algunos de vosotros me direis que no estais deacuerdo con el orden que he dado  seguramente expondreis razones las cuales tambien compartire.

    REspecto a materiales proyectados, y aparte del tema de un posible incendio a toxicidad y muertes que pueden generar, el control del grueso efectivo de estos materiales es tambien complicado a veces.

    Oriol FENES LLORENS
    el 25-01-2014

    Por cierto, quiero hacer notar que desconozco si se ha construïdo alguna passivhaus con aislamiento proyectado, no lo creo. Alguien que pueda confirmarlo ?

    Eugenio Hernández
    el 09-03-2014

    Yo te puedo contestar Oriol. Aislamientos proyectados hay unos cuantos: lana de roca, de vidrio, minerales, celulosa, cañamo... pero supongo que te refieres al poliuretano proyectado, que también es utilizado en passive house.

    Enlaces y documento con información de pasive house con aislamiento de poliuretano:

    http://aislaconpoliuretano.com/el-edificio-con-mayor-calificacion-leed-del-mundo-lleva-poliuretano.htm

    http://www.polyurethanes.org/passivehouse/tech-corner  (poliuretano usado en todas sus tipologías: placas, paneles, spray, inyección, granulado, liquido)

    Primera Casa de Energía Positiva en Irlanda  (44cm poliuretano proyectado base soja de celda abierta)

    Aislamientos como el poliuretano y el poliestireno contienen retardantes de llama (euroclase E) pero cuando arden pueden generar gases tóxicos. Aún así, parece extremo relacionarlos directamente con muertes, si tenemos en cuenta que:

    -Según CTE, estos aislantes se instalan casi siempre en: forjados bajo solera, camaras con trasdosado o en techos sobre falso techo. Al quedar protegidos, el fuego no les afecta directamente o tarda bastante en hacerlo.

    -Los incendios que se producen en el interior de viviendas afectan primero al mobiliario que es el principal causante de su propagación y de las intoxicaciones por gases.

    -Todos los productos que se instalan en obra en Europa deben tener documentación tecnica y seguridad para disponer de marcado CE o DITE. Los fabricantes, instaladores y contratistas deben disponer de estos datos por la prevención de riesgos de sus empleados. Es poco probable que una empresa seria ponga a la venta productos altamente tóxicos.(pero siempre hay algun pirata por ahí). Por mi experiancia, creo que los productos comercializados habitualmente no son especialmente peligrosos para la salud.

    Volviendo al tema principal, comulgo con las opiniones de todos los miembros, en particular con Josep. Todos los aislamientos, en mayor o menor medida, son procesados para su comercialización. Este tema se puede analizar en profundidad, producto por producto.

    Lo importante: características de aislamiento - Ciclo de vida - Prescripción adecuada - Instalación correcta.

    Creo que no se ha comentado nada sobre lo que considero más importante: LA INSTALACION PROFFESIONAL. Todo aislamiento es bueno, pero un buen aislamiento mal instalado puede resultar nefasto. 

    Es imprescindible disponer de información veraz y actualizada de los productos así como de un mayor contacto entre prescriptor-fabricante-instalador, que normalmente ni existe.

    Con estos fines se ha creado recientemente la asociación de instaladores de aislamiento térmico, acústico, impermeabilización y protección pasiva contra el fuego (AISLA), que os invito a conocer.Subiré información a la web. 

    www.aisla.org

     

    LUIS DIAZ
    el 17-03-2014

    Hay términos como ‘natural’, ‘eco’, ‘bio’ que nos resultan atractivos pero que tienen un alto grado de indefinición.

    Para eliminar esa indefinición se necesita en primer lugar información. Ésta debe ser homogénea (comparable) y para ello es necesario que se consiga con una metodología normalizada. Esa información es un deber de los productores y el mecanismo es la EPD.

    Si tenemos la información podemos tratar de cuantificar dichos conceptos mediante una serie de marcadores: energía gris, emisiones incorporadas, ciclo del agua… ACV en definitiva.

    Me parece más preciso hablar de energía gris de cualquier material que si es ‘natural’ o no.

    La dificultad vendrá en la valoración final global. ¿Es mejor una emisión de 1 Kg de CO2 de metano o de NOx? Con ese objetivo se buscan equivalencias como puede ser el GWP pero sigue siendo la gran asignatura pendiente.

    Lo que no tiene sentido es un análisis parcial valorando exclusivamente un valor (generalmente Energía operacional) Esos análisis llevan a aislamientos de 44 cm  de poliuretano en Irlanda como el que se cita en este foro.

    Sería muy interesante hacer un mínimo paso hacia adelante en el análisis: computar la energía gris de esa cantidad de aislamiento y la energía operacional en 50 años. Siendo todavía un análisis muy parcial, y sin conocer los detalles del proyecto, en base a análisis similares me atrevería a decir que el coste energético óptimo podría estar en un espesor de alrededor de 30-35 cm. Y que, a partir de ahí, añadir aislamiento es añadir energía.   

    Josep Sole Bonet
    el 17-03-2014

    Cuando se llega a un edificio de demanda energetica nula no tiene sentido tratar de "mejorarlo" porque si no se "necesita nada" es imposible ahorrar nada.

    En estas circunstancias la energia embebida en cualquier aislante (incluso de PUR) es muy sensiblemente inferior a la energia ahorrada por la presencia del aislante en el edificio.

    Por lo anterior el primer paso es conseguir que la demanda sea nula y solo después tendria sentido teorico hablar de la energia embebida en el aislante y no al reves como suel hacerse.

    LUIS DIAZ
    el 17-03-2014

    Es una cuestión de geometría y matemáticas.

    Pero yo diría que aumentando el aislamiento progresivamente (y por tanto su energía incorporada) se va disminuyendo progresivamente el consumo.

    Dos gráficas de valores positivos: una gráfica creciente (pendiente positiva) y otra decreciente (pendiente negativa) por definición se cruzarán en algún momento antes de que la descendiente (consumo) llegue a tener un valor 0.

    Mi propuesta es valorar el consumo mínimo de energía (gris y operacional) en la vida del edificio, es considerarlas simultaneamente, lo que genera un valor mínimo que no es el consumo 0.

    A partir de ese punto, de aislamiento óptimo, puedes cubrir el consumo remanente con fuentes de energía renovables. 

    Josep Sole Bonet
    el 17-03-2014

    Cierto es de geometria y matematicas.

    La grafica de aumento de energia embebida es una linea recta creciente en función del espesor del producto (para un producto dado)

    La grafica de disminución de la demanda es una linea curva decreciente con tendencia aun valor minimo en el punto de demanda casi cero.

    La suma de las dos sera una linea también curva que no tiene porque tener el minimo antes de la demanda cero, de hecho siempre que he hecho este calculo he encontrado que estaria hipoteticamente después de la demanda cero lo que por carecer de sentido fisico no representa ningun "minimo"

    En definitiva primero debemos hacer que la demanda sea cero y depués, si queremos, nos ocuparemos de la energia embebida por los aislantes pero no al reves.

    Si se quiere el calculo es mucho mas simple basta con ver el ahorro de energia operacional del edificio y ver para que espesor la energia embebida en el aislante es igual o superior a la energia ahorrada el calculo conduce a que esto se produce en espesores del orden de metros que son superiores a lso necesarios para obtener demanda nula.

    LUIS DIAZ
    el 19-03-2014

    Resulta farragoso hablar de cuestiones tan gráficas sin poder hacer un esquema y no quiero atascar la discusión pero me interesa entender y sobre todo aprender respecto a lo que comentas.

    Me da la sensación que nuestra única diferencia es que partimos de supuestos diferentes.

    Mi punto de partida es pensando en una demanda de calefacción y contabilizando exclusivamente ventilación y transmisión. Por tanto no hay aportaciones de cargas internas ni radiación con lo que la demanda no puede ser cero.

    Sobre la gráfica de energía embebida totalmente de acuerdo, la pendiente dependerá del material seleccionado.

    Sobre la la disminución de la demanda, será una curva descendente que tiende asintóticamente a cero (eje abcisas). Para una resistencia infinita (espesor infinito de aislamiento) la demanda es cero. Entiendo que es una idea atractiva para los fabricantes pero no va a ser nunca con lo que la demanda no será nunca cero.

    No entiendo muy bien el concepto ‘punto de demanda casi cero’ del que hablas.

    Dicho de manera simple en mi propuesta, tenemos dos gráficas, una recta y otra curva, de valores siempre positivos, que forman un ‘aspa’ o una ‘X’. Al sumarlas surge claramente un mínimo y en mi estudio correspondía a los espesores ya mencionados.   

    Estoy seguro que con un papel y un lápiz nos entenderíamos en segundos y espero que si os animáis a realizar una jornada de OpenStudio avanzado y tengo la suerte de asistir como lo hice en las de iniciación ya realizadas podamos comentar este aspecto y otros.

    Josep Sole Bonet
    el 20-03-2014

    Si no hay aportacion de cargas por ocupación ni solares no se trata de un edificio "en uso" y su demnada es nula con independencia de como sea ¿para que calentaré o enfriaré un edificio si no hay ocupantes?

    En los casos mas realistas que si hay ganacias internas y solares el "minimo" que tu planteas se produce en un rango de resistencias térmicas tan elevado que ya supera lo que de por si a lo que se considera demanda "casi nula".

    Participé en un proyecto interno dentro de mi empresa para analizar cuales eran los limites maximos "razonables" que podriamos esperar por motivos de ahorro energetico y se situan a un nivel en los que la energiua embebida en el material es muy inferior a la energia ahorrada por el mismo.

    Ir mas lejos no tendria sentido desde un punto de vista energetio y es cuando se podria plantear si la energia embebedia es determinante o no. En mi opinión no es el cso en el rango de resistencias termicas en que es "razonable" moverse como maximo.

    El estudio comprendia climatologias desde Sevilla a San Petetsburgo. 

    Josep Sole Bonet
    el 20-03-2014

    Para decirlo mas claro a partir de ciertas resistencias térmicas no tiene sentido seguir aumentando el aislamiento (deben hacerse otras cosas a nivel de edificio!) y esto sucede en resistencias térmicas sensiblemente inferiores a las que proporcionarian una energia embebida superior a la ahorrada.

    El tema es determinar para un determinado edificio cual es el maximo aislamiento que es "razonable" colocar.

    Hay un tema abierto sobre "hasta donde aislar" que aborda también este aspecto

    Oriol FENES LLORENS
    el 22-03-2014

    Por cierto, teneis graficos de energia embebida/energia ahorrada o tiempo de recuperacion de la energia embebida o sea de amortizacion del aislamiento ?

    Recuerdo de algo que leí hace tiempo -corregidme si me equivoco-que un aislamiento se tarda un promedio de 1,6 años a recuperarlo, o sea el coste del aislamiento representa 1,6 años de energia pagas, claro que depende del  lugar

    Alguien puede arrojar mas luz sobre este tema ?

    Lo que si esta claro es que como el aislamiento para conseguir energia cero depende del frio (en paises con predominancia de climas frios) si aislo mas es porque pierdo mas sin aislar, por lo tanto hay una proporcion obvia aislamiento/perdidas posibles. Gasto mas aislando porque pierdo mas sin aislar i recuepro mas aislando.

    Josep Sole Bonet
    el 22-03-2014

    La energia ahorrada por un aislante suele ser del orden suele ser del orden de varios cientos de veces la energia embebida en el mismo para una vida util de unos 50 años lo que quiere decir que la energia embebida se "amortiza" como mucho en solo 2 años.

    Si miras las EPD's de productos y miras la energia embebdia y la comparas con el potencial de ahorro encontrarás este numero (yo lo hago sistematicamente en las EPD que calculo)

    Obviamente el escenario de ahorro de energia depende de la climatologia, tipo de edificiio, uso,... pero en cualquier escenario se encunetran valores de este orden.

    Alberto Barrientos García
    el 25-03-2014

    Desde mi experiencia en tratamientos para aislar edificios, debo resaltar que el ciclo de vida depende mucho de la obsolescencia programada.

    En este sentido, existe actualmente una tendencia ciertamente prometedora en base a los nuevos materiales, me refiero a las nanotecnologías y más en particular aquellas vinculadas con la Edificación Sostenible.

    Por otro lado siempre he apostado por comercio local pero cuando hay una tecnología disrruptiva, a nivel macro tienden a establecer mecanismos de ocultación y/o desprestigio sobre dichos materiales. Todo ello es debido a que todos los productos están incorporados a los sistemas de distribución de las grandes compañías y en términos generales a estandarizar todos aquellos que siguen esos parámetros.

    Dicho esto y parafraseando a título póstumo puedo prometer y prometo que en la actualidad existen tecnologías nano que, bien aplicadas, eliminan en forma de membranas la gran mayoría de las patologías edificatorias y en en caso que nos ocupa, aquellas relacionadas con Eficiencia Energética y reduccción de costes de mantenimiento consiguiendo, en cualquier caso, eliminar o al menos posponer la obsolescencia programada por un mínimo de 10 años.

    Alberto Barrientos

    Especialista en aplicaciones nanotecnológicas

    LUIS DIAZ
    el 25-03-2014

    En el caso de calefacción, las únicas cargas que van en contra son la ventilación, infiltrciones y transmisión. No contar radiación ni ocupación no significa que no sea un edificio en uso, significa que van a favor y es una manera de mayorar la calefacción.

    Por otra parte habrá días sin radiación y momentos sin ocupación que resulte más eficiente mantener edificio atemperado.

    Serría interesante ver esos estudios que mencionas.

    Saludos

    Josep Sole Bonet
    el 26-03-2014

    Para quien este interesado existe el documento adjunto que compara los imapctos ambientales de los productos de construcción y especialmente los aislantes en relación a los imactos ambientales del uso del edificio tanto en viviendas reglamentarias (en Francia) como en viviendas de bajo consumo energetico, la conclusión es que el aumento de impactos ambientales embebedios en los aislantes es "despreciable" en relación a los impactos ambientales del uso del edificio incluso en viviendas de bajo consumo (cercanas al passivhauss)

    http://www.filmm.org/catalogues/qeb/qualite_environemental_batiment.htm

    Consultar las EPD's de productos aislantes para obtener la energia embebida y calcular en un edificio la contribución del aislante a la reducción de energia consumida para tratar de obtener el ratio es algo que esta al alcance de cualqueir tecnico, facilmente se aprecia que la energia embebida en el aislante representa del orden de 1 a 2 (o quizas 3) años de energia ahorrada. 

    Oriol FENES LLORENS
    el 26-03-2014

    Si, yo tenia alguna noticia que un buen aislamiento se recupera la energia embebida en 1,6 años, o sea , lo importante ahora mismo es aislar !!!!! y mas con el panorama energetico que pinta en esta pais, o sea malo debido al mal estado de las edificaciones existentes. 

    De todas maneras yo hablaria con la voz en bajo, porque con los politicos que estan mandando ahora mismo (que nos ponen impuestos para recibir la luz del sol) aun se van a inventar un impùesto sobre el aislamiento !!

    Gràcies per l´enllaç Josep !

    Josep Sole Bonet
    el 26-03-2014

    El impuesto sobre el aislamiento ya lo han puesto ¿que te crees que es el aumento de la tarifa del termino de potencia? si aislas mas reduces el termino de energia y consecuentemente para seguir recaudando se les ha ocurrido aumentar la tarifa del termino de potencia.

    Por este camino se impone el impuesto al aislamiento (además del IVA de la compra e la instalación!)

    LUIS DIAZ
    el 06-06-2014

    Bueno, ya veo que nos quedamos sin ver ese estudio sobre el aislamiento razonable de Sevilla a San Petersburgo.

    Sobre la amortización del aislamiento… hablar de cifras sin contexto me parece peligroso. El ahorro energético de los primeros o los últimos centímetros  de aislamiento es muy diferente y por tanto su retorno porque el precio es el mismo.  

    En cuanto al material, si hacemos una comparativa de materiales en función de la Resistencia térmica nos dará una familia de curvas más o menos paralelas y espesores de aislamiento muy dispares. Si lo hacemos en base a los espesores (en rehabilitación muchas veces el espesor está fijado de antemano) se puede ver que el material óptimo (siempre en base a un LCC de 50 años) va cambiando: se podría escoger el material en base al espesor disponible.

    En espesores altos, dado que el consumo pierde peso se imponen materiales de baja energía o emisiones embebidas y mayor trasmitancia (tipo celulosa, lana oveja) mientras que espesores bajos lo importante es la trasmitancia.