Centro Cívico Baró de Viver

  • Tipo de proyecto : Nueva construcción
  • Tipo de edificio : Otros edificios
  • Año de la construcción : 2014
  • Años de entrega : 2014
  • Zona climática : [Csa] Interior Mediterranean - Mild with dry, hot summer.
  • Superficie útil : 1 650 m2
  • Coste de la construcción : 1 217 862 €
  • Número de unidades funcionales : 1 Ningún
  • Coste/m2 : 738 €/m2
  • Coste/Ningún : 1 217 862 €/Ningún


Moderado por : Pol Garcia

Estudios de caso similares

Revitalización de edificio para Casa de Cáritas en Huelva

Casa de Cáritas en Huelva. Revitalización de un antiguo colegio mayor sin uso desde hace varios años, para reconvertirlo en Centro Social con un presupuesto muy limitado.La intervención partía de la base de que había que mantener, (...)

Laboratorio de cosmeticos naturales, tienda y oficina

La propiedad tenía la necesidad de construir un edificio que albergara un Laboratorio de cosméticos naturales, tienda, almacén y oficina. Además, debido a las características intrínsecas de su actividad (cosméticos naturales), y a (...)

Centro tecnológico Fundación Leitat

El edificio, destinado a la investigación aplicada, en los ámbitos de Biotech, Nanotech y nuevas tecnologías, se sitúa en el barrio de Sant Martí del ensanche Barcelonés, en la zona rebautizada hace unos años como distrito de innovaci (...)


  • Publicado 29 abril 15
    por Adrià Calvo L'Orange|España
    Visto 3480 veces
  • Origen :




  • Concurso

    Green Building Solutions Awards 2015

    Materiales de origen biológico
    Edificios de consumo nulo
    Salud y Confort


    Edificios de consumo nulo

     

    Presentamos el Centro Cívico Baró de Viver como un edificio en el que se ha oprtimizado energéticamente su comportamiento pasivo y posteriormente ha adoptado energias renovables para poder suministrar gran parte de la energía. De este modo, el edificio consume un 48% menos que un edificio estándar según ASHRAE 90.1-2007 y produce mediante placas fotovoltáicas buena parte de la energía consumida, concretamente el 16% del total de energía primaria. Con esto, el edificio llega al 64% de autosuficiencia. Está diseñado de forma pasiva para que no sea necesaria la refrigeración en verano, basando el confort climático en la inercia térmica y la ventilación. Contiene una doble piel, la segunda de la cual es vegetada con plantas de hoja caduca, y la cubierta también es vegetada. Todo ello, además, contribuye a la biodiversidad. El 93% de los espacios tienen luz natural, disminuyendo el gasto de alumbrado y mejorando la calidad y confort de su interior.

     

    De este modo y desde su diseño programático inicial, se ha pensado la distribución de cada espacio en función de la orientación y ubicación relativa de los mismos. Así, los espacios para la gente mayor, con utilización preferentemente diurna, se sitúan orientados a sur y en contacto directo con el patio para mayor aprovechamiento de la iluminación y el calor del Sol. Por el contrario, las aulas se sitúan a oeste, puesto que su uso mayoritario en las tardes aprovechará dicha orientación tanto en cuestiones lumínicas como térmicas. Finalmente, la sala de actos es básicamente una caja oscura donde los requerimientos técnicos son primordiales, requiriendo oscuridad y encerramiento, por lo que se sitúa a lo largo de toda la fachada norte. Toda esta estrategia y la colocación de tubos solares distribuidos según las necesidades del programa interior, da como resultado que el 93% de los espacios tienen luz natural, disminuyendo el gasto de alumbrado y mejorando la calidad y confort de su interior.

     

    Desde el punto de vista de diseño de instalaciones, está diseñado para que no sea necesaria refrigeración en verano, lo cual en Barcelona es algo excepcional, basando el confort climático en la inercia térmica y la ventilación. Esto da un confort adicional por no usar equipos de cliatización de altas potencias, que terminan tratando de forma instensiva el aire y provocan desequilibrios de temperatura (temperatura operativa vs temperatura del aire), enfriamiento excesivo de áreas de impulsión y oscilaciones en la humedad relativa. Por otra parte, los espacios interiores se tratan de manera individualizada estudiando los requerimientos acústicos y sensoriales de cada aposento, calculando uno por uno, para cada hora del año, el nivel de confort y necesidades térmicas requeridas. Una vez realizado este estudio, la implementación de un sistema de instalaciones de cuatro tubos se sectoritza y se enfoca desde el primer momento al ahorro energético y el confort de los ocupantes. De este modo cada espacio es individual, y los volúmenes de aire se adaptan a las necesidades de los ocupantes. El sistema es controlado y monitorizado mediante sondas de CO2 y detectores de presencia, y se climatizan únicamente las zonas ocupadas , recirculando el aire viciado a través de los pasillos para aclimatar les espacios de circulación. Se fuerza la extraccion a través de los aseos y se refuerza el filtrado del aire de aportación, consiguendose de esta manera un aire más limpio y saludable, con mucho menos consumo de energía. Aplicando estos criterios se consigue construir un edificio altamente sostenible con un presupuesto un 34% inferior a un equipamiento estándar en la ciudad de Barcelona.

     

    Materiales de Orígen Biológico y Reciclados

     

    Presentamos el Centro Cívico Baró de Viver como un edificio en el que se ha trabajado con especial sensibilidad el orígen y características de los materiales. Ya desde las fases iniciales, en que se propone la optimización de los diferentes sistemas constructivos para lograr los objetivos de sostenibilidad sin incrementar el presupuesto global, se considera la utilización de diferentes sistemas pre-industrialitzados que permiten optimizar el proceso de ejecución, gastando menos recursos energéticos y de materiales.


    Por otra parte, se trata de un edificio libre de agentes contaminantes como VOC’s en todos sus componentes, evitando que los usuarios del centro respiren Componentes Orgánicos volátiles suspendidos en el aire por descomposición por el paso del tiempo, radiación, etc. Por otra parte, las lámparas tienen un nulo contenido en mercurio, garantizando la calidad del ambiente y el proceso de reciclaje de los equipos una vez son substituidos. Plenamente prefabricado y construido en seco, disminuye el impacto y las emisiones de todo su ciclo de vida en un 41%, ya que además el 22% de los materiales son de orígen reciclado, más del 50% de la madera del edificio está certificada con procedencia de Bosques de Gestión sostenible (FSC), se ha separado i reciclado el 63% de los materiales producto de la construcción i el 93% de los materiales son de orígen local.

     

     

    Salud y confort

     

    Presentamos el Centro Cívico Baró de Viver como un edificio en el que el confort de los ocupantes ha sido una de las principales consideraciones del mismo, entendiendo que no existe edificio sostenible sin que éste pueda servir de forma confortable a sus ocupantes. De este modo y desde su diseño programático inicial, se ha pensado la distribución de cada espacio en función de la orientación y ubicación relativa de los mismos. Así, los espacios para la gente mayor, con utilización preferentemente diurna, se sitúan orientados a sur y en contacto directo con el patio para mayor aprovechamiento de la iluminación y el calor del Sol. Por el contrario, las aulas se sitúan a oeste, puesto que su uso mayoritario en las tardes aprovechará dicha orientación tanto en cuestiones lumínicas como térmicas. Finalmente, la sala de actos es básicamente una caja oscura donde los requerimientos técnicos son primordiales, requiriendo oscuridad y encerramiento, por lo que se sitúa a lo largo de toda la fachada norte. Toda esta estrategia y la colocación de tubos solares distribuidos según las necesidades del programa interior, da como resultado que el 93% de los espacios tienen luz natural, disminuyendo el gasto de alumbrado y mejorando la calidad y confort de su interior.

     

    Desde el punto de vista de diseño de instalaciones, está diseñado para que no sea necesaria refrigeración en verano, lo cual en Barcelona es algo excepcional, basando el confort climático en la inercia térmica y la ventilación. Esto da un confort adicional por no usar equipos de cliatización de altas potencias, que terminan tratando de forma instensiva el aire y provocan desequilibrios de temperatura (temperatura operativa vs temperatura del aire), enfriamiento excesivo de áreas de impulsión y oscilaciones en la humedad relativa. Por otra parte, los espacios interiores se tratan de manera individualizada estudiando los requerimientos acústicos y sensoriales de cada aposento, calculando uno por uno, para cada hora del año, el nivel de confort y necesidades térmicas requeridas. Una vez realizado este estudio, la implementación de un sistema de instalaciones de cuatro tubos se sectoritza y se enfoca desde el primer momento al ahorro energético y el confort de los ocupantes. De este modo cada espacio es individual, y los volúmenes de aire se adaptan a las necesidades de los ocupantes. El sistema es controlado y monitorizado mediante sondas de CO2 y detectores de presencia, y se climatizan únicamente las zonas ocupadas , recirculando el aire viciado a través de los pasillos para aclimatar les espacios de circulación. Se fuerza la extraccion a través de los aseos y se refuerza el filtrado del aire de aportación, consiguendose de esta manera un aire más limpio y saludable, con mucho menos consumo de energía. Aplicando estos criterios se consigue construir un edificio altamente sostenible con un presupuesto un 34% inferior a un equipamiento estándar en la ciudad de Barcelona. Es necesario indicar que se ha establecido un protocolo de encuestas de confort a los usuarios, que podrán indicar si sintieron frío, calor o demás consideraciones de confort, y que dichas encuestas serán evaluadas y se corregirán los defectos en el confort por parte de los gestores energéticos del edificio.

     

    La valla exterior formada por enredaderas de hoja caduca se incorpora al sistema de cierre modulando el asoleo en funcion de la época del año, y además tanto la piel como la cubierta verdes contribuyen a la biodiversidad, lo cual aporta una riqueza y equilibrio de especies que redunda en el bienestar de los ocupantes.

     

    Por su parte, la acústica se modula con la utilización de paneles acústicos descolgados del techo de hormigón vsito, y las carpinterias con rotura de puente térmico se conjugan con diferentes tipos de acristalamiento en función de la orientación y el aislamiento acútico requerido para cada tipo de espacio, de manera que se asegura que no existe un efecto radiante excesivo, tanto para frío como para calor.

     

    Finalmente, se trata de un edificio libre de agentes contaminantes como VOC’s en todos sus componentes, evitando que los usuarios del centro respiren Componentes Orgánicos volátiles suspendidos en el aire por descomposición por el paso del tiempo, radiación, etc. Por otra parte, las lámparas tienen un nulo contenido en mercurio, garantizando la calidad del ambiente y el proceso de reciclaje de los equipos una vez son substituidos. Plenamente prefabricado y construido en seco, disminuye el impacto y las emisiones de todo su ciclo de vida en un 41%.


    Sistema/s de certificación


    Localización

    Carrer Beato Domènec Savio nº 1 , 08030 Barcelona España

    CARACTERÍSTICAS TECNICAS