Aplicaciones urbanas del suelo radiante

¿Por qué es una buena para las ciudades?

Las aplicaciones urbanas del suelo radiante tienen como principal objetivo aportar calor, y más concretamente, evitar la acumulación de nieve o hielo en calles, algunas carreteras y por supuesto en estadios deportivos. Por regla general, este tipo de instalaciones se ejecutan en latitudes que sufren inviernos muy rigurosos, principalmente en los países nórdicos europeos y en el extremo sur de América, en zonas de Argentina. Aún así, ya encontramos este tipo de aplicaciones en España, un ejemplo de ello está en el municipio de Salardú, Baqueira Beret.

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es

Siempre que se instala algún tipo de calefacción en el exterior tiene una vertiente económica, y en la gran mayoría de los casos tiene su rentabilidad asegurada. Como es el caso de Finlandia que realizan estas instalaciones en las calles comerciales, para ayudar a los clientes a que recorran dichas calles y puedan realizas sus compras si riesgo a caídas por el hielo, y en estos casos son los comercios los que soportan en gasto que supone dicha calefacciónEn otros casos, su instalación ha sido motivada por la existencia de fuentes de aguas termales, por lo que el mantenimiento es mucho menos costoso, como son los ejemplos de Islandia y algunos casos de Argentina.

Efecto positivo en diferentes sectores

Estadios de futbol

La Federación alemana del fútbol define la calefacción de césped en los estadios de primera división de la liga federal como estándar. Y ya existen más de 170 estadios equipados con calefacción de césped. Los tubos colocados debajo de las raíces del césped mantienen el campo de juego libre de heladas.

Un ejemplo concreto, lo encontramos en el Estadio de fútbol “Rhein Neckar Arena”, en la localidad de Sinsheim, conocida en Alemania por su “Museo del Coche y la Técnica”, y que tiene ahora una nueva atracción. El Estadio Rhein Neckar Arena, para el que se construyó expresamente la vía de acceso “Sinsheim Süd”. El estadio es el campo del equipo de fútbol TSG Hoffenheim y ha sido construido con ayudas y financiación privada.

Zonas comerciales

Otro ejemplo es la utilización del suelo radiante en grandes zonas comerciales o sistema de calefacción y refrescamiento por suelo radiante para naves industriales, como el supermercado Penny del Grupo REWE en Colonia-Bocklemünd, donde se invirtio en un centro logístico de más de 15.000 m² de superficie, aunque no es específicamente una instalación exterior. En la nave de almacén de gran superficie, sometida en algunas zonas a elevadas cargas puntuales, se ha instalado una calefacción industrial por superficies radiantes. Este rentable sistema de calefacción combina grandes exigencias al material con un rango de temperaturas, costes operativos y de inversión bajos. Las superficies que no es necesario calefactar, por ejemplo, los puntos de almacenaje y las estanterías de gran altura, que simplemente no se han tenido en cuenta al hacer el diseño y desarrollar el proyecto.

Pistas de aterrizaje

Varios estudios demuestran los grandes beneficios que conlleva la instalación de calefacción de suelo radiante para evitar catástrofes. Y su utilidad es aún mayor en aeropuertos o puentes, por ejemplo. En este sentido, otra de las aplicaciones que se esta estudiando es para las pistas de aterrizaje de los aeropuertos, donde se han realizado las primeras placas de hormigón a escala real que en su interior son conductoras de electricidad para el pavimento exterior de los aeropuertos, llevadas a cabo en la Universidad del Estado de Iowa por el profesor Halil Ceylan, con el objetivo que los aviones aterricen sin problemas y que no se salgan de las pistas por el hielo.

Beneficios del suelo radiante urbano

✓ Elevado Rendimiento: el suelo radiante en general es un sistema de calefacción muy eficiente. Gracias a que los circuitos que transportan el agua son muy delgados, el caudal a mover es mínimo, y por ello la cantidad de energía necesaria para calentarlo también lo es. Lo que hace que las temperaturas a las que se impulsa el agua sean bajas (entre 30° y 45°).

✓ Bajo consumo: como hemos comentado anteriormente, los sistemas de suelo radiante funcionan con un circuito de agua a baja temperatura (30-45º). Al tratarse de un sistema de baja temperatura, se consiguen grandes ahorros combinándolo con sistemas de generación de calor eficientes como la aerotermia, la geotermia, calderas de baja temperatura o condensación, y energía solar térmica. Aunque en muchos casos para las aplicaciones urbanas se aprovechan fuentes termales, como es el caso de Finlandia, por lo que no hay coste en su funcionamiento. varias ciudades disponen de suelo radiante en algunas calles. En este país nórdico son varias las ciudades que tienen escondido bajo su asfalto suelo radiante. Entre ellas su capital Helsinki o Joensuu, lo tienen instalado bajo sus calles más comerciales.

✓ Uso de energías renovables: al tratarse de un sistema de calefacción que emplea la temperatura de impulsión de agua más baja, generalmente utiliza para su funcionamiento fuentes de energía renovables, como son la aerotermia o la geotermia a través de la bomba de calor o la energía solar térmica, a través de sistemas híbridos. Esto lo convierte en uno de los sistemas de calefacción más respetuosos con el medio ambiente.

✓ Libertad arquitectónica: como toda la instalación de la calefacción radiante está bajo el suelo, el sistema permite total libertad arquitectónica de diseño y decoración, dejando el espacio estético libre para ser aprovechado en su totalidad. El aislamiento termo-acústico entre pisos del mismo edificio es otro de los beneficios que aporta la calefacción por suelo radiante, una vez que incorpora material aislante en su instalación.

El suelo radiante en el ámbito doméstico

En el ámbito domestico es mucho más frecuente la utilización de este tipo de instalaciones, a pesar de su elevada inversión inicial. El suelo radiante por su funcionamiento en bajas temperaturas (30 – 45°C), admite fuentes de energía que son inviables con los radiadores, como la energía solar térmica, o las bombas de calor, ya que son sistemas que no consiguen unas temperaturas muy elevadas con facilidad, que son las que necesitan los radiadores tradicionales de aluminio, chapa de acero o hierro fundido, lo que hace que el consumo de energía sea inferior a otros sistemas, y que por lo tanto el ahorro que se produce durante su vida útil ayude a que muchas personas se decidan por él.

También es cierto que se puede aplicar el refrescamiento por suelo radiante, lo que ayuda a que dicha instalación sea más fácilmente amortizada, ya que no se necesita de equipos de aire acondicionado para el verano. Aunque como se ha comentado antes no es aconsejable su instalación en zonas próximas al mar donde hay mucha humedad, ya que esta puede condensar fácilmente y crearse zonas de agua sobre el suelo.

Comparando las instalaciones de suelo radiante en las viviendas con las aplicaciones urbanas comprobamos que los dos tipos son muy parecidos, y utilizan materiales similares, teniendo su única diferencia en el tamaño de algunos de sus componentes, como son los colectores de distribución, y por supuesto la longitud de sus circuitos. También como diferencia Para algunas instalaciones en el exterior los tubos deben tener una resistencia mayor, como lo son los suelos radiantes en parkings, tramos de calles o carreteras sobre las que circulan vehículos y camiones, pistas de aeropuertos, que dan servicio a aviones y camiones y autobuses de servicio, etc.

 suelo radiante urbano
 calefacción
 sostenibilidad

Autor de la página

  • Desiree Izquierdo

    Country Manager Spain

    Seguir

  • Otras noticias

    Más noticias

    En los mismos temas

     suelo radiante urbano
     calefacción
     sostenibilidad