Comparativa crítica entre el futuro CTE-HE y el estándar Passivhaus en 2018

Según el Parlamento Europeo, el año 2018  será un año de inflexión en cuanto a la eficiencia energética de los edificios. La Directiva 2010/31/UE (DEEE) prevé para finales de este año la entrada en vigor de los edificios llamados “Energía Casi Nula” para el sector públicos. El Ministerio Español de Fomento adelantó por este motivo un “Documento de bases para la actualización del Documento Básico DB-HE, donde se van a definir los criterios para cumplir con la directiva DEEE. Esta directiva exige la actualización continua de los requisitos mínimos de eficiencia energética en las normativas de los países miembros.

Se hace una autocrítica positiva sobre los límites del actual modelo del CTE-HE0 y HE1, y los potenciales de mejora. Por ejemplo, en el actual HE-0, donde se limita el consumo de energía primaria, no se prima el edificio con consumo energético bajo frente al mismo edificio con mayor consumo, pero con una generación importante de energías renovables.

También se hace hincapié en la dificultad de mezclar conceptos de valoración del HE-0utilizando en terciario valores relativos y en uso de vivienda valores absolutos. En general, se constata la falta de una visión más integrada y menos enfocada en servicios y tecnologías, la falta de una visión de diseño pasivo.

El “Documento de bases” adelanta la nueva estructura del CTE DB-HE-2018 con sus indicadores actualizados. Curiosamente, el indicador principal de consumo de energía primaria se procederá a calcular de modo mensual, viéndolo como el “adecuado en consideración del coste, fiabilidad y disponibilidad” de datos. Precisamente coincidirá en este punto con la metodología Passivhaus, que calcula los balances energéticos de modo mensual. Otra novedad es la limitación de la energía primaria en términos cuantitativos, no solo para uso residencial, sino ahora también para uso terciario. Esta metodología se acerca aquí también a los criterios del sello Passivhaus, que desde su inicio en 1991 optó por definir el límite de la energía primaria de modo cuantitativa.

Otra actualización de la normativa será la limitación de la demanda energética en el cómputo de la energía primaria total del edificioSe trata aquí de otra aproximación al sello Passivhaus, ya que este último certifica edificios combinando los requisitos de la demanda y del consumo de energía primaria.

Estas actualizaciones son buenas para la construcción eficiente en España y esperemos que en el futuro se anime el sector en dar más pasos importantes para llegar a una definición coherente de un edificio de energía casi nula.

 

 

En esta línea de reflexiones, es interesante comparar los conceptos propuestos por el ministerio con aquellos definidos por el estándar de referencia en términos de eficiencia energética: Passivhaus.

  • Resalta la falta de un valor de referencia para el confort en verano, cuando el edificio no tiene un aire acondicionado (edificio pasivo). En un país como España, donde la época estival suele ser el gran reto de los proyectistas, sería muy importante establecer un valor límite para el confort en verano, tal como lo usa Passivhaus con su “frecuencia de sobrecalentamiento”. Con HULC, se dispone incluso de una herramienta dinámica teóricamente muy potente, para ayudar a los proyectistas con un tal  servicio.
  • En otro concepto nuevo propuesto por el documento base, se extraña que el nuevo criterio de transmitáncia térmica global (se trata de una ponderación de las diferentes “U”s de la envolvente) se oriente solamente en el caso de invierno, sin reflejar las ventajas del aislamiento térmico en verano. Un buen aislamiento por ejemplo en la cubierta podría reducir de manera importante el sobrecalentamiento del edifico en verano. Las apuestas del cubo de hielo que hicimos desde Energiehaus hace unos años en Barcelona y Vitoria han demostrado de modo impactante la eficiencia del aislamiento térmico en verano, si se usa en un concepto energético integral.

apuesta hielo Vitoria

  • Otro punto a considerar es el de la energía primaria. El balance de energía primaria (consumo menos generación) que se propone no incluye ni ofimática ni electrodomésticos, y por tanto no refleja la realidad energética del parque inmobiliario. La energía primaria debido al uso de electrodomésticos puede significar en las viviendas una parte muy importante del total de los consumos. Omitiendo este concepto, los resultados conseguidos (como mínimo en el caso de las viviendas), no dejan de ser resultados ficticios alejados de la realidad energética.
  • Tampoco se contemplan las pérdidas de almacenamiento de la energía renovable generada in situ. Se asume que esta energía se puede consumir en el momento, lo cual no es correcto. En el ejemplo de edificios residenciales con alta generación de electricidad en verano, se tendría que plantear un sistema regional de gestión de energía (almacenar el exceso de energía a largo o medio plazo).Solo incluyendo las pérdidas de este sistema regional puede acercar el cálculo a la realidad (ver aquí también la referencia del estándar Passivhaus- concepto PER).
  • Otro concepto a revisar es el protagonismo de la energía primaria no renovable. Así se mantiene el problema de primar energías “limpias” como la biomasa, que aplicado a escala global, implicaría un peligro importante en el gasto irreversible de recursos naturales limitadas (gastaríamos los bosques del país para todos los edificios de España– ver el dilema y la experiencia del sistema inglés). Sería muy importante limitar la bonificación de biomasa como generador de calor en la edificación, tal como lo practica nuestra referencia Passivhaus.
  • Por fin, proponemos estudiar la propuesta del estándar Passivhaus, la cual sería valorar la energía primaria no con el mix actual de energías, sino establecer una referencia de un mix futuro de energías 100% renovables (2060 podría ser una fecha donde los países europeos pasan a generar 100% energía proveniente del sol, viento y agua)Esta referencia nos permitiría evaluar los edificio no con el escenario actual (obsoleto), sino con el escenario en el año 40 del edificio (2020+40=2060), o sea primar soluciones en la mitad de la edad del edificio (suponiendo la vida útil en 80 años). Se trataría de un concepto que ayudaría a refortalecer el futuro concepto de ciudades energéticamente limpias – vincular la escala del edificio “consumo casi nulo” con un concepto energético regional.
Micheel Wassouf, Enero 2018

Artículo propiedad de Energiehaus Arquitectos SLP, Autor Micheel Wassouf. Queda prohibida la difusión y reproducción de  este contenido sin citar la fuente y el autor del mismo. 


Moderado por : Paula Pedrero

Más "Información"

Construction21 desafía a los programadores de todo el mundo

Publicado 05 feb 2018 - 00:00

Construction21, en asociación con el CIRIDD y la Ecole des Mines Saint Etienne, está lanzando un desafío en el marco del programa Unite Ideas de las Naciones Unidas. ¿La meta? Transformar la plataforma para que sea aún más fácil de (...)

V Conferencia BioEconomic® Certificación LEED®

Publicado 31 ene 2018 - 10:13

El Hotel MiM Sitges Boutique & Spa cuenta con la certificación LEED Platinum, eficiencia energética, construcción y diseño sostenible, primer Hotel en Europa en conseguirla. Acogerá el 23 de Febrero la V Conferencia BioEconomic® Certi (...)

Ayúdenos a construir ciudades sostenibles [Encuesta]

Publicado 29 ene 2018 - 00:00

Las ciudades son cada vez más importantes en reuniones y juntas de alto nivel centradas en el cambio climático en todo el mundo. Además, los estudios muestran cómo la importancia de los asentamientos urbanos aumentará a medida que (...)





Buscador de noticias

Introduzca la palabra clave



Otras noticias



Categorías


Artículos más leídos